ANÁLISIS

Informe Diario

Las bolsas en Asia cierran parcialmente positivas acompañando el comportamiento que tenía Wall Street la sesión pasada. El Nikkei 225 logro avanzar el último día de la semana teñido de verde luego que el Yen y el petróleo ayudaran a un tímido cierre de +0.36%.  La semana estuvo marcada por la volatilidad que ha presentado el Yen y lo presionado que se encuentra el dólar, afectando directamente al sector exportador siendo el principal motor de la economía nipona.
Al mismo tiempo Shanghai acompañaba los movimientos de la plaza nipona experimentando un alza de +0.13%, distinto lo hacia el Hang Seng de Hong Kong que presentaba una contracción de -0.38% a falta de catalizadores macro económicos.

El USDJPY continúa en una zona importante tanto técnica como psicológica, en donde los 100 yenes por dólar representan un punto crucial a posibles nuevas intervenciones por parte de las entidades niponas, lo que ya han comentado a lo largo de la semana. Este escenario bajista podría perdurar si es que el par no logra avanzar por sobre los 100.45.

Quinta sesión en negativo para las bolsas europeas marcada por un nuevo desplome en el sector bancario. El IBEX retrocede un 1.35% el DAX un 0.47% mientras que el FTSE100 0.25% Ayer se han dado a conocer las actas del BCE las cuales mantienen el tibio discurso anterior donde persiste el riesgo a la baja y donde se espera alcanzar los objetivos inflacionarios a finales del próximo año, no obstante vuelven a hacer hincapié en que es demasiado temprano para actuar y que esperaran ver como se desempeña la economía de la zona euro ante los actuales estímulos monetarios y los efectos colaterales del Brexit.

En lo que son datos macros, Alemania da a conocer un dato de precios al productor (IPP) ligeramente mejor a lo esperado, consolidando una subida del 0.2% en el mes de Julio. A la falta de mayores datos macros, y ante los bajos niveles de volumen, es posible que el mercado cierre e plano, no obstante la próxima semana está cargada de importantes datos macros

El escenario para Estados Unidos no dista mucho al resto del mundo por el hecho de la indecisión que presentan los miembros de las entidades reguladoras a la hora de hablar de política monetaria y cumplir con su programa de alzas de tasas de acuerdo a lo establecido a partir de diciembre de 2015. Tras las actas del FOMC varios comentarios han surgido a partir de la decisión de subir o no la tasa de interés, en donde el dólar se ha visto presionado a dichas expectativas recortando ganancias a lo largo de la semana, junto con esto uno de los miembros “sin derecho a voto”, John Williams Presidente de la Reserva Federal de San Francisco, indico que es necesario y tiene sentido subir la tasa de interés en un corto o mediano plazo, ya que las repercusiones económicas serían desastrosas de extender esta decisión, donde no se puede mantener una tasa de desempleo tan baja (4.9%) y una inflación de acuerdo al comportamiento de la economía que presenta actualmente. Junto a esto, el día de ayer conocíamos las nuevas peticiones de subsidios por desempleo que disminuían a 262 mil puestos superando las expectativas de los operadores, dando cierto respiro en las primeras horas de cotización de Wall Street

El dólar index (DXY) ha presentado un retroceso a lo largo de la semana de -1.30% dejándose caer hasta niveles de soporte cerca de los 94.00, logrando soportar dicho nivel el billete verde podría considerar rebotes importantes continuando así un canal alcista que presenta en gráficos diarios.

Método Trading es una escuela de inversiones y por lo tanto no ofrece asesoramiento personalizado en materia de inversiones. Todo lo expuesto debe ser considerado meramente informativo, orientativo o educativo. Las decisiones de inversión son propias de los inversionistas y estos deben ser conscientes de los riesgos asociados a sus decisiones, adaptando sus operaciones a su propio perfil de inversión, y proveyéndose de asesoramiento independiente si fuese necesario. Los CFDs y otros derivados financieros operan con apalancamiento, lo cual implica que movimientos menores de un subyacente pueden significar beneficios o pérdidas significativas para el inversionista.